Joven murió por ameba come cerebros tras nadar en un lago
Crédito: Unsplash / Tommaso Fornoni @tommytop
22 octubre 2022
Fabiola Lirios
Noticias

Joven murió por ameba come cerebros tras nadar en un lago

El joven empezó a sentir mal una después de nadar en un lago de Estados Unidos; la ameba come cerebros habita en aguas dulces, termales, cálidas o templadas.

Un joven murió tras infectarse de un parásito conocido como ameba come cerebros después de meterse a nadar en un lago en Arizona, Estados Unidos.

De acuerdo con la información, el joven menor de 18 años y originario de Nevada se metió a nadar en el lago Mead, del lado de Arizona a inicios del mes de octubre.

VIDEO: La menopausia, cambio biológico en la mujer

Joven se siente mal tras nadar en un lago

El joven empezó a sentirse mal una semana después de haberse metido a nadar al lago Mead. Según el reporte, la ameba produce como síntomas como dolor de cabeza, náuseas, fiebre, convulsiones y el coma.

Las autoridades señalaron que durante ese viaje el joven estuvo expuesto a la ameba Naegleria fowleri, que se le conoce como la “ameba que come el cerebro” porque se alimenta de tejido cerebral.

Cuando la ameba Naegleria fowler entra por la nariz de la persona se va directamente al cerebro donde causa una rara enfermedad que suele ser mortal.

¿Qué es la ameba que “come cerebros”?

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la “ameba que come el cerebro” es un parásito que se encuentra de forma natural en cuerpos de agua dulce, como lagos, ríos y aguas termales.

Aunque las infecciones por Naegleria fowleri son poco frecuentes, se producen principalmente durante los meses más cálidos de julio, agosto y septiembre.

¿Cómo se infecta de la ameba que come cerebros?

Si el agua que contiene la “ameba come cerebros” entra en la nariz de una persona, puede penetrar el cerebro y causar una infección rara y devastadora llamada meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), la cual casi siempre es mortal, informan los CDC.

En Estados Unidos, señalan, las infecciones se han producido con mayor frecuencia después de que las personas han ido a nadar o bucear (que implica meter la cabeza bajo el agua) en agua dulce templada, como la de algunos lagos y ríos.

Pese al caso, las autoridades locales mantienen el lago Mead abierto al público, ya que los funcionarios de salud pública no pueden controlar los niveles de amebas que se producen de manera natural en el agua dulce.

¡Suscríbete a nuestro boletín de Azteca Baja California en Google News!
Contenido relacionado
×